Las actividades en La Bonita

En lo profundo de la selva lujuriosa, un paraíso intocado abre su espesura vegetal a aquellos espíritus aventureros o contemplativos que quieran conectarse con la energía primordial de la jungla. La naturaleza sin interferencias y un verdor que estalla en mil formas diferentes absorbe nuestra mente. El agua cae y cae y cae, hipnótica y eternamente. Algo indefinible pasa en este lugar. Algo que vale la pena experimentar.

En la mañana te despiertan lo pájaros. La música del agua que cae permitió que durmieras muy profundo, y te sientes bien. Te das un baño de agua caliente. El desayuno te espera en la terraza del restaurante, o en tu propio balcón, sobre los árboles más altos. No hay apuro. Abres las puertas de tu cabaña y te dejas inundar por el aire fresco del monte. La mañana empieza bien.

LAS ACTIVIDADES EN LA BONITA

Luego del desayuno puedes bajar al salto, bañarte y tomar sol. El agua es absolutamente transparente. Hay infinidad de senderos de selva para recorrer, en donde encontrarás más cascadas escondidas y vistas cambiantes de valles verdes. Cada paso es un mundo de vegetación exhuberante y pájaros coloridos. No hay mosquitos, ya que las noches frías del cerro les impide subsistir. Si tu pasión son los ríos de selva, puedes bajarlos en kayaks, o en canoas artesanales de madera. Los caballos están disponibles para cabalgatas por la selva y a la aldea guaraní JeJí. En el río Uruguay pueden pescarse dorados y surubíes.

Conocé el hotel